Tag Archive: amor


A mitades


 

El destino, se precipita
a burlarse de lo establecido,
requerimientos –impuntuales…

 

Múltiples razones
como suficientes argumentos,
hoy, son nada; ayer, han muerto…

 

Un antes y dos después
–única historia–,
conservada en aducidas etiquetas.

 

Hace tiempo –banales cicatrices…

 

Sí, a mitades; pero, entera;
íntegramente lastimada
con la di-solución forzada…

 

Un pacto de silencio –indiferencia…

 

 

Autor: Lilia Quituisaca-Samaniego

Parámetro existencial


amor
Cuando el fin se aproxima -nos reinventamos-
De la nada surge un cómplice furtivo,
nos reúne para fundirnos en una misma piel.

 

Hablemos de rumbos -sin reclamos,
citemos juramentos para desquiciar al destino.

 

No sólo -pretendamos- llegar mañana,
impregnemos la ocasión -aroma sin detalles,
motivo deliberante -aire- compartido bajo la lluvia.

 

Huellas de protesta -justa vivencia,
la narración develará la incógnita grabada.

 

Somos los protagonistas de un temor insuperable…
Así, somos -simples almas de volátil tesitura.

 

Sin embargo, nos aferramos a esperarnos,
acariciándonos el alma al evitarnos,
sobre todo cuando descansamos -almohada intervenida.

 

Por todos esos sueños compartidos, y
exageradamente visibilizados como rumbos diferentes,
siento que nuestra despedida es la que nunca terminaría
porque en cada intento de olvido se reconstruye -el deseo.

 

 

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

A tu lado


Tu hombro -mi refugio,
unas cuántas gotas de lluvia se desvanecen,
corazón resiste -no me duelas tanto;
los motivos no son suficientes para que sigas llorando.
 
 
Sensibilidad al límite -reflejándome en tu mirada;
un abrazo emotivo -vida mía…
Usamos una excusa independiente,
alejarnos por completo es subjetivo -genuina contradicción.
 
 
Nada nos asombra -costumbre apetecida
no existe forma alguna, ni formato establecido
para evidenciar que la caricia de un regreso nos acompaña.
 
 
Eco presumido, horizonte sin límite
jugamos a destiempo -no te vas, ni yo me alejo;
influyente rumbo -aliento, juramento, tiempo…,
respuesta a sentencias sin complemento definido.
 
 
El sentimiento persiste in-dudable,
comienza el reto -no menos- importante.
Algo así, juntos, decisiones que debemos asumir.
 
 
 
Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

Singular aviso


525181_10200290423676454_442333650_n
Convirtiendo la imaginación que despierta,
existencia amilanada,
sin demostración definida -continua realidad.

No me detengo a mencionar sentencias,
cuando te pierdes en el silencio más obvio,
como respuesta a un singular sentimiento.

Oh!, cuando te miro sonreír -dulce encanto.

¿Tiempos difíciles? Inexistentes contigo,
un beso, un abrazo -tus palabras…,
pregón reiterativo como antesala indomable.

Así, nos comportamos, cuál improvisada aceptación,
será que antes de todo esto, ¿estuvimos Tu y Yo?
Dejando pendiente una estructurada decisión…

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

¿Por qué, razones?


 
Retornando, -entrelazados ¿Quiénes?
Sensación asimilada, dudas menospreciadas, confundidas.
 
Panorama inquieto, cumpliendo una promesa -no pensada;
Inventándonos la soledad -por hacernos compañía…
 
Así, nos quedaremos -jugarretas destinadas
prediciendo nada más -un acontecimiento…
 
Ocaso pálido, implicaciones de conjeturas casi reales,
característica especial de un reniego analizado.
 
Dejando por escrito tres palabras, claves -generadas,
porque inconfesable es el cariño que se ha introducido en el alma.
 
Más, no me incomoda tu silencio, pero cuánto me duele tu ausencia…!
 
La noche se acaba, la ruta establecida ha terminado;
tres lágrimas de involuntaria revelación se cristalizan,
provocando un desasosiego aparente,
sin embargo, las recoges de forma apresurada -lástima…
 
Gestos de impronta desafiada, impertinentes
argumentos de inusual cordura -detienen un adiós-
Por ahora, cuestiones no definidas de imponente criterio -amor.
 
Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

De modo distinto


Aunque nada cierto pareciera,
sin control estás -sentimiento…

Y, ¿si te empiezo a querer?, me preguntaba,
demasiado tarde, respondió el corazón…,
porque -ya lo quieres-

Pues algo distinto sucedió
y muy pesar de no saber lo que en verdad sientes,
me atreví a quererte…
¿Desde hoy? -No lo creo- fue hace tiempo.

Aunque jamás vuelva a verte,
y esos rumbos a tomar sean distintos,
siempre, siempre te llamaré VIDA.

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego.

Si no es suficiente


Imagen

Cuando el silencio es la única respuesta
sellada con la rubrica infalible -indiferencia-
pues la noche sólo espera divertirse -ironía-

Me olvidas, así de prisa -suposiciones-;
hasta absurdo es sentir que te extraño,
pero los motivos subsisten…

Ofrecerte mis sueños, brindarte la vida
sólo el destino me queda -motivo inconsciente-
de quererte sin pretensión alguna.

Sin embargo,
la intensidad del amor es fugitivo
cuestiones de supervivencia -insisto-
Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

Siento que te quiero


siento que te quiero

Generando latidos -mi corazón-, un atípico tic tac
está sintonizando una frecuencia de atónito desvelo
realidad inesperada, hoy se impulsa sin temor.

Tiempo emergente, sujeto a tu presencia, insólita cuestión;
retenerte en recuerdos, palabras, gestos… Así, tan de repente,
ordenándose en detalle nuestros sentimientos -escapatoria final-

Ya no aparecen sentencias ni arrepentimientos, estamos aquí,
anhelando que dicha confesión, no sea un simple cumplido.

Por alguna extraña razón has cambiado mi vida,
no me propuse quererte, sin embargo tienes un cierto misterio
que envuelve mi vida de ilusión, -no hace falta comprobación-

Autor: Quituisaca Samaniego Lilia

Algo me inspiró


Una experiencia, una ilusión,
un torbellino de ansiedades
que se formarán en el entorno,
arrebatado, sin razón -motivos inesperados-

Una dulce duda,
generada por el recuerdo -corazón-
Así que la distancia será nuestro secreto,
porque cada noche buscará sensaciones distintas.

Re-descubriendo un destino, conversación inconclusa,
pronto un -nivel de significancia-
medirá la importancia de un suspiro,
desaparecerá la soledad…-olvido, al fin-

Acaba de nacer una ilusión
quimera escondida, desinhibida.
No me importa si es correcto, equívoca pasión,
no tengo ganas de ocultarlo –pues, llegó


Autor: Quituisaca Samaniego Lilia

¿Qué te vas?, te fuiste


 
 
No hablemos de prudencia -angustia calcinada-, 
tu estrategia ha caducado por descuido -casi muerta-
 
¡Qué una despedida más nos acompañe…!
Lo reclamas -sin sentido- apostaste a lo prohibido.
 
¡Qué el juego sin problema lo ganarías…!
Ingenua pretensión que invocabas -anochecer vivido-
 
Huellas encaminadas de cálida existencia
del recuerdo que no admite olvido de momentos.
 
Música de composición ufana -perdida-
versos hilvanados con fulgores primitivos.
 
Imágenes recurrentes que delatan la nostalgia 
no se ha fijado en tiempos ni argumentos.
 
Una lágrima recorre desaforada tu universo, 
vacilante pronunciación, -tu despedida- 
 
Un campo arrebolado de sensaciones ganadas
se interponen -umbral- que no admite discusión.
 
¿Qué te vas? pregunto cual sentencia,
aturdida réplica -te vas-, al fin -te fuiste-
 
 
Autor: Quituisaca Samaniego Lilia