Tag Archive: amor


No te escapes todavía




La necesidad finalmente descolgó
la cuerda atascada del muro vacilante
en los que reposaban esos gritos
que hoy se escapan con dudosa debilidad.


Apareciste como un motivo,
respaldando la mirada transitiva,
susurrando realidades convergentes;
sí, locuras diagnosticadas y agravadas.


Otra vez, ya no tengo miedo
de conquistar aquel -te quiero-,
que recorre los momentos de un reloj figurativo…



Autor: Lilia Quituisaca-Samaniego

Anuncios

Mi última acción


gracias

Quizás nos acostumbramos a no tolerar la insistencia que tiene el pensamiento para que las expectativas sean solo nuestras y no sean depositadas en quienes más queremos.

 

Circunstancias como éstas reflejan que siempre seremos débiles ante la posibilidad de autoevaluarnos y exigirnos ser condescendiente con aquellos a quienes amamos.

 
Indudablemente, aún sabiendo o habiendo tenido experiencias no tan buenas, la vida nos dirige a seguir confiando, muchas veces en los mismos que dramáticamente nos rompieron el alma.

 

Son lecciones que pueden dejarte enseñanzas o simplemente se quedarán como enunciados sin deducir o peor aún sin resolver.

 

Muchas veces resulta imposible admitir que los cuestionamientos son banalidades ante la elegancia que tiene el perdón o más bien la aceptación de culpa que debemos asumir se convierte en una barrera desatinada e incremental.

 

Resulta también que muchas veces sentimos impotencia o envidia de saber que “ese alguien” si tuvo la valentía de experimentar (para bien o para mal) cosas que nosotros no nos atrevimos hacer en aquel tiempo. Quizás nos sentimos cómodos con la actitud de depositar expectativas en alguien más en vez de arriesgarnos a concluir nuestras expectativas.

 
El dolor que genera la desconfianza/decepción no solo es por los actos, generalmente son por las consecuencias imaginadas; si, ese listado de consecuencias a las que inútilmente le ponemos un título y fecha.
¿Qué costo tiene? Horas de llanto, días insolventes, incluso meses de insomnio.

 

La sabiduría es la principal estrategia del pensamiento y ejecuta actividades en el momento adecuado, a esto usualmente suele llamarse “mis propias prioridades”.

 

Así que no busques un refugio fuera de ti y de vez en cuando es de valientes desnudarse el alma.

 

Autor: Lilia Quituisaca-Samaniego

Hoy comienza una aventura


PrimerDíaEmprendes de manera formal un camino; sin embargo, nunca dejes de imaginarte y ser TÚ -corazón valiente-. Muchas teorías te permitirán discutir, aprenderás con el tiempo que todo se debe investigar. Enterás que la constancia y que dar más del cien por ciento en todo lo que hagas te llevará a cumplir objetivos y proyectos.

Cada instante de algarabía te devolverá plegarias de ensoñación. Cada número, vocal o consonante del abecedario tendrán sentido cuando interpretes o escribas frases. Siempre pregunta, la curiosidad te ayudará a descubrir o validar sentencias.

¡Qué nunca terminen las travesuras por doquier, los cumple mes infaltables, las ocurrencias respectivas…!

Seremos tu lienzo para que dibujes sonrisas, tristezas y tal vez uno que otro regaño. Seremos tu refugio.

Porque cada vez que una lágrima está a punto de rodar, tu sencillamente nos dices: “tranquila, tranquila, no pasa nada”, o con simpleza señalas: “ven, ven, yo te enseño”, “¿si, ves? Así se hace”, “no importa”, etc.

Sin duda alguna, seguirás inventando historias, generando ideas, liderando momentos. Por supuesto, siempre estarás dispuesto a enseñarnos desde esa inocencia de niño.

Gracias por impresionarte con mis versos maltrechos, gracias por pedirme que te arrulle con un cuento, gracias por dejarme entonar instrumentos, gracias por interpretar y determinar que te acompañe a cantar, bailar, saltar y sonreir.

Sobretodo, gracias porque ahora eres tu quien inventa historias, imagina personajes, recrea escenarios y con mirada firme nos enseñaste que la generosidad y la valentía sólo tiene un sinónimo natural y se denomina “perdón”.

Contigo, cada momento es único; pues, nos autorizas para ser parte de tu alma, nos invitas a plasmar realidades, nos induces a cumplir metas; y aunque suene repetitivo, desde que llegaste a nuestras vidas eres y serás nuestro consentido consentidor.

Para toda la vida -mi vida, seguirás siendo uno de mis hombres más importantes, mi sobrino Emilio, “el grande” (así nos pides que te llamemos).

 

Autor: Lilia Quituisaca-Samaniego

 

 

A mitades


 

El destino, se precipita
a burlarse de lo establecido,
requerimientos –impuntuales…

 

Múltiples razones
como suficientes argumentos,
hoy, son nada; ayer, han muerto…

 

Un antes y dos después
–única historia–,
conservada en aducidas etiquetas.

 

Hace tiempo –banales cicatrices…

 

Sí, a mitades; pero, entera;
íntegramente lastimada
con la di-solución forzada…

 

Un pacto de silencio –indiferencia…

 

 

Autor: Lilia Quituisaca-Samaniego

Parámetro existencial


amor
Cuando el fin se aproxima -nos reinventamos-
De la nada surge un cómplice furtivo,
nos reúne para fundirnos en una misma piel.

 

Hablemos de rumbos -sin reclamos,
citemos juramentos para desquiciar al destino.

 

No sólo -pretendamos- llegar mañana,
impregnemos la ocasión -aroma sin detalles,
motivo deliberante -aire- compartido bajo la lluvia.

 

Huellas de protesta -justa vivencia,
la narración develará la incógnita grabada.

 

Somos los protagonistas de un temor insuperable…
Así, somos -simples almas de volátil tesitura.

 

Sin embargo, nos aferramos a esperarnos,
acariciándonos el alma al evitarnos,
sobre todo cuando descansamos -almohada intervenida.

 

Por todos esos sueños compartidos, y
exageradamente visibilizados como rumbos diferentes,
siento que nuestra despedida es la que nunca terminaría
porque en cada intento de olvido se reconstruye -el deseo.

 

 

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

A tu lado


Tu hombro -mi refugio,
unas cuántas gotas de lluvia se desvanecen,
corazón resiste -no me duelas tanto;
los motivos no son suficientes para que sigas llorando.
 
 
Sensibilidad al límite -reflejándome en tu mirada;
un abrazo emotivo -vida mía…
Usamos una excusa independiente,
alejarnos por completo es subjetivo -genuina contradicción.
 
 
Nada nos asombra -costumbre apetecida
no existe forma alguna, ni formato establecido
para evidenciar que la caricia de un regreso nos acompaña.
 
 
Eco presumido, horizonte sin límite
jugamos a destiempo -no te vas, ni yo me alejo;
influyente rumbo -aliento, juramento, tiempo…,
respuesta a sentencias sin complemento definido.
 
 
El sentimiento persiste in-dudable,
comienza el reto -no menos- importante.
Algo así, juntos, decisiones que debemos asumir.
 
 
 
Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

Singular aviso


525181_10200290423676454_442333650_n
Convirtiendo la imaginación que despierta,
existencia amilanada,
sin demostración definida -continua realidad.

No me detengo a mencionar sentencias,
cuando te pierdes en el silencio más obvio,
como respuesta a un singular sentimiento.

Oh!, cuando te miro sonreír -dulce encanto.

¿Tiempos difíciles? Inexistentes contigo,
un beso, un abrazo -tus palabras…,
pregón reiterativo como antesala indomable.

Así, nos comportamos, cuál improvisada aceptación,
será que antes de todo esto, ¿estuvimos Tu y Yo?
Dejando pendiente una estructurada decisión…

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

¿Por qué, razones?


 
Retornando, -entrelazados ¿Quiénes?
Sensación asimilada, dudas menospreciadas, confundidas.
 
Panorama inquieto, cumpliendo una promesa -no pensada;
Inventándonos la soledad -por hacernos compañía…
 
Así, nos quedaremos -jugarretas destinadas
prediciendo nada más -un acontecimiento…
 
Ocaso pálido, implicaciones de conjeturas casi reales,
característica especial de un reniego analizado.
 
Dejando por escrito tres palabras, claves -generadas,
porque inconfesable es el cariño que se ha introducido en el alma.
 
Más, no me incomoda tu silencio, pero cuánto me duele tu ausencia…!
 
La noche se acaba, la ruta establecida ha terminado;
tres lágrimas de involuntaria revelación se cristalizan,
provocando un desasosiego aparente,
sin embargo, las recoges de forma apresurada -lástima…
 
Gestos de impronta desafiada, impertinentes
argumentos de inusual cordura -detienen un adiós-
Por ahora, cuestiones no definidas de imponente criterio -amor.
 
Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

De modo distinto


Aunque nada cierto pareciera,
sin control estás -sentimiento…

Y, ¿si te empiezo a querer?, me preguntaba,
demasiado tarde, respondió el corazón…,
porque -ya lo quieres-

Pues algo distinto sucedió
y muy pesar de no saber lo que en verdad sientes,
me atreví a quererte…
¿Desde hoy? -No lo creo- fue hace tiempo.

Aunque jamás vuelva a verte,
y esos rumbos a tomar sean distintos,
siempre, siempre te llamaré VIDA.

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego.

Si no es suficiente


Imagen

Cuando el silencio es la única respuesta
sellada con la rubrica infalible -indiferencia-
pues la noche sólo espera divertirse -ironía-

Me olvidas, así de prisa -suposiciones-;
hasta absurdo es sentir que te extraño,
pero los motivos subsisten…

Ofrecerte mis sueños, brindarte la vida
sólo el destino me queda -motivo inconsciente-
de quererte sin pretensión alguna.

Sin embargo,
la intensidad del amor es fugitivo
cuestiones de supervivencia -insisto-
Autor: Lilia Quituisaca Samaniego