Mi esperado niño:

Antes que la noticia se evidenciara, pude sentir que venías, lo vi en los ojos cristalizados de una mamá decidida, fuerte y emocionada. ¡Ay, si supieras que los antojos fueron compartidos  -respaldo de inspiración…!

Desde que pudieron fotografiarte, 5mm apenas tenías, bello amanecer. Fotografías no faltan, tenemos muchos mensajes, momentos, tejidos que abrigaran tu suave piel. Así, mientras la protección de mamá llega.

La emoción contagiante que los abuelos describen son impresos en detalles realistas, pues un sinnúmero de gorros, suéteres, escarpines, la cuna, el porta-retrato, etc. Tantas cosas in-imaginadas que nos has permitido vivir, como el simple hecho de escuchar tu corazón latir –si- late fuerte, tan fuerte…

Te esperamos para acariciarte el alma, pintar tus ilusiones, verte sonreír con los gestos que al contar cuentos harán tus abuelos, de seguro el vibrar de la música hará que levantes tu manos, aplaudirás las locuras que las tías inventarán. Pero, lo más importante recibirás el regazo más firme, el empujón más severo, la fortaleza de ejemplo, exactamente todo el amor posible de una mamá enérgica, orientada y vigilante.

Y, aunque a tu mamá no le gusten los secretos, te contaré unos cuántos, estructurados en poesía; te cantaremos melodías inéditas; te consentiremos incontables veces…

Así de frágil será tus primeros instantes –explorarás fuera de tu lugar preferido. No temas, nos encargaremos de reforzar y hacer realidad todas las frases de voluntad que te hemos brindado; en especial los dichos del abuelo, la sensibilidad de la abuela y una que otra impertinencia de las tías. Y sobretodo serás el principal motivo para escaparnos incontables veces a nuestra tierra Guasuntos.

Ahora, quiero que cumplas un pequeño deseo: “Levántate, necesitamos sentir que de frente ignoras las turbulencias. Inquieto –permítenos seguir sonriendo, porque desde que llegaste a nuestras vidas eres y serás nuestro consentido consentidor”.

Además, verte crecer, jugar con el movimiento de tus manitos e imaginarte todo un deportista y de aquellos deportes extremos: puenting, snowboarding o lo menos llamativo como el motocross será la voluntad de vida más enriquecedora que podremos asimilar.

Sólo queremos poder gritar: ¡Qué emoción… Confirmando la noticia más importante de nuestras vidas. Una vez más -una lágrima vale la pena. Has nacido mi vencedor…!

Soy Lilia, tu mayor admiradora.